Uno de los factores más importantes para que el estudio sea efectivo es el ambiente. Los dormitorios juveniles deben cumplir ciertas normas para que el rendimiento sea el mejor. En el siguiente post te indicamos cómo mejorar tu rendimiento adecuando tu ambiente de estudio y te mostramos algunas técnicas de estudio para mejorar tu concentración.

Qué necesita tener tu ambiente de estudio

Tranquilidad. Un ambiente relajado y poco transitado en tu dormitorio juvenil es ideal para concentrarse. Además, se desaconsejan tonos rojos, naranjas y colores chillones en paredes y decoración, ya que dificultan la concentración.

Amplitud y orden. Disponer de un espacio amplio despejado y funcional facilita el estudio. El escritorio debería ser lo suficientemente grande como para que el material de estudio no esté amontonado y se pueda trabajar cómodamente. Organizar el material de estudio en estanterías, cajones y cajoneras auxiliares te ayudará a despejar tu mesa en caso de no disponer de mucho espacio. Si tu casa es muy pequeña, te recomendamos plantearte la posibilidad de poner camas abatibles para ganar espacio. Existen modelos de habitaciones juveniles completas en el mercado diseñados para que todos los muebles ocupen el mínimo espacio posible manteniendo la máxima capacidad. Puedes ver algunos en la serie Formas19.

Iluminación. Lo ideal es que entre luz natural y que estemos situados de manera perpendicular a ella, ni delante ni detrás. A la hora de utilizar luz artifical, según este estudio de Infobae lo mejor es utilizar bombillas LED de luz fría de 6.500K. Las luces frías fomentan la actividad, la concentración y el estado de alerta. Recomendamos situar la lamparita de estudio en el lado contrario a la mano con la que se escribe para evitar que nuestra propia sombra tape nuestro texto. Es decir: Si somos diestros la luz se situaría a la izquierda y viceversa.

Rutina. No hay nada más efectivo que crear una rutina. Intentar ir al mismo lugar (nuestro escritorio) a la misma hora durante 1 semana crea hábito de estudio y fomenta la concentración. A algunas personas además les ayuda utilizar musica para estudiar. Más adelante explicaremos más detenidamente cómo se utiliza esta técnica.

Pulsa para escuchar tu música de estudio

  Música clásica Música Zen y meditación  Música Chill-Out

Técnicas de estudio

- Subrayado. Es una de las técnicas más efectivas. Subrayar las palabras clave hace que recordemos mejor. Además, recordar estas palabras ayuda a evocar el contenido relacionado con ellas y a centrar la atención en lo importante.

- Esquemas. Los esquemas son útiles a la hora de estructurar un contenido. Cuando tenemos que memorizar una gran cantidad de información son de gran ayuda, ya que permiten organizarla de manera más sencilla.

- Asociación de imágenes a palabras. Es especialmente efectiva cuando tratamos de memorizar palabras desconocidas. Por ejemplo, asociar la palabra "ojiplático" con un ojo y un plato.

- Música para estudiar. Ideal para ayudar a la gente más nerviosa o despistada a concentrarse. Si se utiliza de forma adecuada se pueden asociar ciertas canciones a momentos de estudio, facilitando entrar en un estado de concentración cada vez que se escuchen. Se recomienda música tranquila a bajo volumen. Desde Glicerio Chaves os recomendamos estas listas de reproducción de música clásica, de meditación y chill out. Pulsando sobre el nombre de cualquiera de ellos puedes escucharlos y probar cúal se adapta mejor a tí. Dependiendo de tu personalidad te ayudará más a concentrarte un estilo u otro.

Esperamos que te ayuden estos consejos a aprobar tus exámenes con la máxima nota. No olvides consultar nuestro catálogo para encontrar una habitación juvenil que te facilite y ayude en tu rendimiento académico.

Share