Las literas son la opción perfecta cuando nuestros hijos tienen que compartir habitación. Las alternativas son muy numerosas: camas nido, camas abatibles y literas juveniles para que elijas la que más se adapte a las necesidades de tu familia.

En los dormitorios juveniles la tendencia son los colores y hay para todos los gustos: azul, rosa, amarillo, gris, marrón, morado. Así, cada niño puede personalizar sus propios muebles para sentirse realmente a gusto en su habitación.

La funcionalidad es muy importante, sobre todo cuando disponemos de poco espacio en casa. Las literas juveniles son muy prácticas porque ocupan menos sitio que dos camas separadas. Además, van a conjunto con el resto del mobiliario y así montamos todo el dormitorio de una sola vez.

Los armarios, la mesa de estudio, las estanterías y los cajones se montan como un grupo y, de este modo, el resto de la habitación queda libre para que los niños jueguen y disfruten de toda la amplitud de su cuarto con comodidad.

Una cama nido suele contener otra cama debajo de la principal y mucho espacio para almacenamiento. Esto puede ser muy útil como litera, o bien para estar preparados cuando recibamos visitas.

Una cama abatible resulta muy cómoda porque, mientras no se está utilizando, está recogida contra la pared dentro de su mueble. Esto nos deja mucho sitio libre para los niños.

Es positivo crear un ambiente ordenado y recogido para nuestros hijos. La mejor manera es establecer un lugar para cada cosa: la mesa para estudiar, el rincón de los juegos, armarios y cajones que cuenten con bastante espacio para tenerlo todo guardado. Las estanterías están disponibles en muchísimos colores y formas y, gracias a esto, los jóvenes de la casa podrán colocarlas como quieran, crear composiciones propias y almacenar en ellas lo que más les guste según su personalidad.

Share