Las últimas tendencias en interiorismo y decoración muestran espacios abiertos con líneas rectas y sencillas. No se busca lo recargado se huye de lo barroco, pero si se combina con infinidad de complementos que puedan sorprender, eclecticismo pero sin perder la sencillez. Se busca lo ordenado, lo sencillo, lo funcional, por esta razón los estilos que predominan son el minimalismo y los dormitorios de inspiración zen.

MINIMALISMO

El minimalismo se caracteriza por la extrema simplicidad de sus formas, líneas puras, espacios despejados y colores neutros, en un ambiente con equilibrio y armonía.

Menos es más. Utilizar las piezas básicas para conformar la habitación de matrimonio como vemos en la imagen. Hace que el espacio fluya y que sea un espacio para relajarse y apropiado para descansar.

Todo debe ser suavidad, serenidad y orden, nada de elementos superfluos y barrocos, de excesos ni estridencias. Sobriedad sin ornamentación.

El básico el uso de colores puros, con superficies o fondos monocromáticos, de tonos suaves predominando el blanco y el crudo. También se incorporan los tostados o el negro con sutiles toques de color para acentuar detalles y accesorios. Cuando pensamos en el blanco hay que saber, sin olvidar, que el blanco es un color con una amplia gama de variaciones tonales capaces de multiplicar la luminosidad.

El contraste lo aportan algunos detalles ornamentales de los que, en ningún caso, hay que abusar. El detalle de color, tal vez un rojo o pistacho, puede estar dado por una alfombra, un almohadón, o algún objeto único.

INSPIRACIÓN ZEN

En el estilo Zen de inspiración Japonesa encontramos camas bajas y muebles con cojines y almohadones, y completan la decoración cuadros abstractos con pinceladas de colorido sobre las paredes blancas.

Los muebles dentro del estilo Zen deben seguir la máxima simplicidad en sus líneas. Muebles bajos, de líneas rectas que invitan al orden y, en su mayoría, conservan el color de la madera natural. Se deben evitar muebles con curvas y barroquismos que no combinen de forma natural con el sentido de simplicidad del Zen.

Las maderas de colores claros van muy bien con el estilo Zen, aunque se puede utilizar una madera oscura si todos los demás elementos decorativos son claros.

Aunque los colores neutros predominan si lo tuyo son los colores y te gustan los dormitorios modernos alegres, también puedes atreverte con puntos de color en las paredes, papeles pintados. Y complementos más atrevidos.

Share